ROMA: AUGE Y CAÍDA DE UN IMPERIO (Documentales de The History Channel)

  ROME: THE RISE AND FALL OF AN EMPIRE (2008) , 13 episodios.
Serie documental producida por History Channel, que se centra en las batallas y campañas romanas, y en detalles de la conducción de sus ejércitos. La serie examina cómo las continuas guerras con los bárbaros y el agotamiento de los recursos se convirtió en una de las causas principales de la caída del Imperio Romano y su eventual colapso.

LA PRIMERA GUERRA BÁRBARA
Es el año 113 a.C. Roma es una República, un pequeño imperio que se extiende al borde del Mediterráneo. Aunque es una democracia en nombre y espíritu, un hombre debe ser rico y de la clase noble para poder aspirar al poder. El sistema ha funcionado bien por tres siglos; pero la horda bárbara conocida como los Cimbrios amenaza el borde norteño del Imperio. Luego de la muerte de miles de legionarios romanos, el terror se apodera de la República y la sociedad vuelve su mirada al General Marius, quien a pesar de no ser noble, es un brillante estratega militar. Para lograr su victoria ante los Bárbaros, Marius amasará una cantidad de poder político sin antecedentes en la historia de Roma: forzando a la República a decidir entre dictadura y exterminio.
ESPARTACO
Cuando los generales romanos Pompeyo y Craso lideran a sus poderosas legiones de soldados y mercenarios hacia las tierras que rodean Italia, no podían predecir la confusión creada por un valiente mercenario, cuyo nombre es Espartaco. Guerrero tracio, Espartaco desertó del ejército romano, pero fue capturado y convertido en esclavo, obligado a luchar como gladiador. Sin embargo, en el año 73 a.C., el indomable bárbaro lidera una revuelta de esclavos de 70.000 gladiadores contra la república de Roma. Aunque al final. el brutal y conspirador general Craso es capaz de aplastar la revuelta, su rival Pompeyo, que goza de mayor popularidad, se lleva todo el mérito, encendiendo la llama de la división dentro de la república, que, en última instancia, significará su desaparición....
JULIO CÉSAR
En el año 60 a.C., los poderosísimos y ricos generales corrompen la república romana. El Imperio se convulsiona con la guerra civil, y proliferan la violencia y el asesinato en las calles. Julio César, desesperado por lograr la fama y el honor, se embarca en una campaña brutal que dura diez años para anexionarse la Galia y alcanzar la fama por sí mismo. Sus rivales aristocráticos tratan de pararle, pero Julio César es un hábil manipulador. Su propaganda y clamorosas victorias contra los bárbaros entusiasman al pueblo. En el año 49 a.C., cruza el río Rubicón para tratar de reclamar su legítimo lugar como jefe de Roma. Con ello desencadena una nueva guerra civil que le lleva a enfrentarse a Pompeyo el Grande y hace presagiar el fin de la república...
EL BOSQUE DE LA MUERTE
Al extenderse el Imperio Romano y llegar a lo que hoy en día es Alemania, sus legiones se enfrentan con las feroces tribus germánicas. En el año 9 d.C., su jefe, Arminio, que se había criado en Roma como un rehén de paz, utiliza su entrenamiento militar para destruir al ejército del general Varo en el bosque de Teutoburgo. Esta batalla decisiva marca el río Rin como la frontera entre el Imperio y sus cada vez más numerosos enemigos bárbaros. Seis años más tarde, cuando el general germánico emprende una venganza atravesando el Rin, encuentra montones de huesos y varios cráneos clavados en los árboles, como recuerdo de la victoria de los bárbaros. Por otro lado, en la batalla del río Weser, Germánico vence a Arminio, captura a su mujer que está embarazada, y le hace desfilar por las calles de Roma, como símbolo de su triunfo...
LA INVASIÓN DE BRETAÑA
Es el año 47 D.C. Claudio, el nuevo Emperador, es considerado por muchos como un campesino idiota. Él solo podría aferrarse al trono llevando a cabo una conquista espectacular. El escoge Bretaña, una legendaria tierra que fascina e inspira temor en los romanos. Orgullosos y aguerridos, los bretones usan el terreno traicionero de la isla y su bosque oscuro para guiar a las legiones a la ruina. Guiados por la magia de los sacerdotes Druidas y un carismático guerrero llamada Caratacus, los bretones resisten a la maquina de guerra más perfecta que el mundo conoció.
GUERRAS DACIAS
A pesar del éxito del Imperio, las extensas campañas militares comienzan a tocar las finanzas romanas. Cuando las tribus Dacias, saquean tierras romanas, el impopular Emperador Domiciano, es forzado a elevar los impuestos. Él nunca había estado en el frente de batalla, pero uno de sus generales, un hombre joven llamado Trajano, pronto probó ser un digno líder mientras combatía germánicos en el Rhin. Después del asesinato de Dominicio, Trajano es proclamado emperador y llamado a reconstruir el problemático imperio. Él resolvió los problemas económicos, atacando al caudillo daciano, Deceblas. Descubriendo sus tesoros de oro, escondidos en un río. En el 106 D.C. Deceblas huye, pero los hombres de Trajano le dan cacería, pero solo para encontrar que el ya se había quitado la vida, para evitar la humillación. La victoria de Trajano es inmortalizada con una columna en Roma y durante su reinado, el Imperio alcanzó su máximo poder.
REBELION Y TRAICION
En 162 d.C., Marco Aurelio hereda un Imperio en su pico. La paz y prosperidad han reinado por un centenar de años, y las fronteras imperiales van desde el mar irlandés hasta las arenas de Siria. Pero mientras más grande es Roma, se convierte en un blanco más fácil. El Guerra estalla en dos frentes "este y norte) mientras una plaga aniquila a los romanos. Marco Aurelio decide salir a afrontar la situación, pero la muerte lo sorprenderá antes de que pueda reconquistar Germania definitivamente. Su hijo, Cómodo, prefiere la lujosa vida de Roma que salir a combatir. El Imperio comienza a vivir su etapa más oscura.
LA IRA DE LOS DIOSES
A comienzos del siglo III Roma está en crisis. Asolada por la guerra civil y las invasiones extranjeras, Roma se enfrenta ahora a un desafío mayor, la nueva religión del Cristianismo. Cuando los bárbaros godos atacan las fronteras del imperio y los traidores se alzan contra el Emperador Filipo, el general Decio, hombre de toda confianza, culpa a Filipo de ser indulgente con los cristianos. Sin embargo, Decio se convierte pronto en un traidor también y se enfrenta a Filipo en combate y consigue la corona para sí mismo. Como emperador, Decio trata de ganar otra vez el favor de los dioses paganos y las primeras víctimas de su reinado son los cristianos. Sin embargo, la ira de los dioses no hace sino continuar, ya que se desata la peste y los godos lanzan invasiones a gran escala dentro del Imperio. Decio y su hijo Herenio se ven obligados a enfrentarse al rey godo Cniva, en una batalla mortal en la que por primera vez un emperador romano morirá luchando contra los bárbaros. Desgraciadamente para el Imperio Romano, no será la última....
EL EMPERADOR DE LOS SOLDADOS
A finales del siglo III, la guerra civil ha dividido el imperio y ha expuesto sus fronteras a la invasión bárbara. Los romanos de las fronteras este y oeste, alejados de Roma, deben defenderse por sí mismos, para lo cual forman sus propios ejércitos y nombran a sus propios emperadores. A medida que el imperio se divide, un hombre extraordinario se alza entre las filas de los soldados para convertirse en emperador de Roma. Su nombre es Aurelio y con una confianza inquebrantable en el dios sol, Aurelio se enfrenta a los bárbaros que ya amenazan a la propia Roma. Una vez que asegura la gran ciudad, Aurelio persigue a los gobernantes de los reinos separados: una reina guerrera en el este y un orgulloso general en el oeste. Al derrotar a los dos, Aurelio reunifica el imperio durante un breve periodo de cinco años en los que reina la paz, ganándose el título de "Restaurador del Mundo". Sin embargo, en el año 275 d.C., Aurelio es asesinado y los romanos de todo el imperio lloran su muerte, ya que saben muy bien que la grandeza que mostró no era habitual entre sus gobernantes...
CONSTANTINO EL GRANDE
El emperador Diocleciano consigue acabar con las guerras civiles del siglo III. Diocleciano comparte el gobierno con tres co-emperadores. En la corte y en el ejército de oriente de este poderoso emperador, el joven Constantino recibe la formación de un futuro líder. Cuando Diocleciano se retira, Constantino vuelve con su padre, uno de los emperadores del oeste. Tras la muerte de su padre poco después, Constantino se convierte en su sucesor. Como emperador de Hispania, la Galia y Britania, Constantino demuestra su fortaleza contra sus enemigos bárbaros. Sin embargo, cuando los otros emperadores romanos empiezan a enfrentarse unos contra otros de nuevo, Constantino decide poner punto y final a esas rivalidades. Derrotando a un emperador tras otro, Constantino poco a poco consigue hacerse con el control de todo el Imperio Romano y establece una nueva capital en el este. Durante el proceso, Constantino tiene una visión que cambiará el curso de la civilización occidental para siempre. Luchando bajo la cruz del dios cristiano, Constantino no sólo legitima la joven religión, sino que trata de utilizarla como fuerza unificadora del imperio...
EL GENERAL BARBARO
Al final del siglo IV, los romanos y los bárbaros conviven en el imperio de forma inestable, una situación que a menudo estalla de forma violenta. Cuando el emperador Teodosio contrata a los godos como mercenarios, se apoya en su general de confianza, Estilicón, de ascendencia vándala y romana, para garantizar la lealtad de los godos. Sin embargo, Teodosio utiliza a los soldados godos como carne de cañón en una guerra civil, haciendo que se rebelen bajo el liderazgo de Alarico, un hombre al que llaman rey. Teodosio muere poco después y deja el imperio a sus dos jóvenes hijos, al tiempo que ha nombrado a Estilicón regente en el oeste. Ya que Alarico busca un hogar para su pueblo en el imperio y Estilicón lucha para proteger el imperio de nuevos enemigos, los dos hombres cruzan sus caminos, a veces como aliados, otras veces como enemigos. Sin embargo, finalmente los dos son víctimas de los prejuicios de los romanos, y los godos, dándose cuenta de que los romanos no quieren saber nada de los bárbaros, atacarán de nuevo a la propia Roma....
EL SOBERANO TÍTERE
En el año 450 dC, Roma es una mera sombra de sí misma. Se ha ido la civilización superior, y grandes extensiones de tierra. Ahora, los gobernantes romanos están a merced de sus invasores bárbaros, ofreciéndoles el poder y el territorio a cambio de paz. En medio de la decadencia del Imperio baja, tres compañeros lugar en las filas del ejército romano: Ricimero, Egidio y Mayoriano, todos compitiendo por el control imperial. Mayoriano es el primero en ser nombrado emperador, y Egidio se hace a su general principal, pero Ricimero, un soldado de origen bárbaro, es el amo de la marioneta real. Finalmente, cualquier hombre que pone en peligro su propia autoridad, incluyendo a sus amigos, se reunirán con su sangriento final en el filo de su espada.
EL ÚLTIMO EMPERADOR
A mitad del siglo V, mientras el Imperio lucha una batalla perdida contra sus formidables oponentes bárbaros, un romano llamado Orestes trabaja en la corte de Atila el Huno. Adiestrado en la estrategia de su enemigo, finalmente Orestes consigue volver a Italia, decidido a resucitar Roma. Nombrando emperador a su joven hijo, Orestes trata de librar a Roma de las influencias bárbaras. Aún así, Orestes descubre la triste verdad: sin los bárbaros no hay Roma. Después de cientos de años de utilizar a los invasores extranjeros como soldados mercenarios, éstos superan en número a los romanos y el Imperio no se puede permitir renunciar a ellos. Aunque Orestes lucha valientemente, encuentra su final a manos del líder de los mercenarios bárbaros, Odoacro, un hecho que precipita el fin de Roma en el año 476 de nuestra era. El último emperador, que no es más que un muchacho, es enviado al exilio y Odoacro proclama que no hay necesidad de un nuevo emperador, puesto que el Imperio Romano ya no existe...

1 Comentarios:

Rosie Ichigo dijo...

Buenisimo! Muchas gracias por subir tremendo material! :D Saludos!