NERÓN (por Will Cuppy en “Decadencia y caída de casi todo el mundo”)

Nerón
Fue hijo de Agripina la Joven y de Cneo Domicio Enobarbo. Combinó los peores rasgos de cada uno. Su padre se entretenía en aplastar con el carro a los niñitos que encontraba en su camino y en sacarle los ojos a la gente, además de otras delicadas cosas sobre las que circularon muchos rumores en la época, pero que yo prefiero no mencionar. (1) Agripina era hermana de Calígula. No es fácil sobreponerse a un antecedente como ése. (2) Nerón nació en Antiun el 15 de diciembre del año 37 a.n.e. Fue bautizado como Lucio Domicio Enobarbo y por eso fue conocido con el nombre de Nerón Claudio César Druso Germánico. Cualquier parentesco con Germánico abría todas las puertas en esa época. Hoy no serviría para nada. (3)

En algunos aspectos, Nerón fue un verdadero precursor. Hervía el agua que iba a beber para destruir las impurezas y luego la enfriaba con hielo contaminado para introducirlas nuevamente. Cambió el nombre al mes de abril por el suyo, llamándolo Neroneo, pero esa iniciativa nunca prendió, porque Abril no es Neroneo y es inútil pretender que lo sea. Durante su reinado de catorce años prosperaron las provincias más distantes. Estaban alejadas de Roma. Como la personalidad de Nerón deja mucho que desear, se tiene siempre la tendencia de olvidar su lado bueno. Debemos recordar que no asesinó a su madre hasta que cumplió los veintiún años. Por otra parte, lo hizo solamente para agradar a su amada, Popea Sabina, con quien se casó más tarde, y si mató a ésta a puntapiés cuando estaba esperando un hijo, (4) en realidad, la culpa fue de ella, que le peleó por haber llegado tarde de las carreras.

Claudia Octavia
Octavia, la primera mujer de Nerón, hija del emperador Claudio, no fue del todo satisfactoria. Era una de esas personas que nunca se sienten satisfechas. Estaba incómoda con Nerón porque éste había envenenado a su joven hermano Británico. Tarde o temprano hubiese muerto, de todos modos, pero Octavia optó por darle importancia al asunto. Nerón la alejó de su lado, luego la mandó asfixiar en un baño de vapor y fue entonces cuando se caso con Popea. El amor siempre triunfa.

La siguiente esposa de Nerón fue Statila Mesalina, que no es la Mesalina que ustedes piensan. Aquélla fue Valeria Mesalina, prima de Nerón, y tercera mujer del emperador Claudio. Fue la peor mujer de Roma, cosa que la deleitaba sobremanera. Era tan mala que odiaba a las personas de buenas costumbres, simplemente por principio. Decía que las personas de buenas costumbres la enfermaban. (5) Statila no tuvo ni remotamente la inteligencia de Valeria. Después de un tiempo le dio por reflexionar. Había estado casada cuatro veces, pero ninguna como ésta.

Intelectualmente, Nerón pudo haber sido clasificado como un hombre bueno. Hablaba latín (su propio idioma) con cierta fluidez. Su preceptor, Lucio Anneo Séneca, era estoico, o sea, embaucador. Séneca predicó sobre vanidad de las riquezas materiales, siendo él inmensamente rico. Cuando le sugirieron que dejara de prestar dinero a intereses disparatados, si realmente pensaba de esa manera, respondió que sería contrario a todos los dogmas de la filosofía estoica e indigno de él, en su carácter de miembro de cierta jerarquía, el dedicar su atención a un asunto de tan poca importancia, cuando su pensamiento debía estar centrado en cosas más elevadas. Esto fue lo que inició su reputación como pensador. (6)

Popea Sabina
Finalmente, Nerón se aburrió de los pensamientos de Séneca y le dijo que fuera a morirse a cualquier parte, cosa que Séneca hizo. Nerón le dio la misma orden a un senador llamado P. Clodio Tráseas, simplemente porque también tenía aspecto de pensador. El senador P. Clodio Tráseas, no tenía ni un solo pensamiento en todo su organismo, pero no sé por qué, daba esa impresión, por lo menos mientras mantenía la boca cerrada.

Agripina fue una excelente madre para Nerón, a pesar de una ligera tendencia a ser dominante. Matrona de la vieja escuela, era la cabecilla del partido reformador en Roma, de cuyos crímenes era respon¬sable al mismo tiempo que de los suyos propios. (7) No asesinó a su primer marido, el padre de Nerón: simplemente lo impulsó a la bebida. El segundo, Crispo Pasieno, murió repentinamente después de dejar un testamento a su favor, y la han acusado a menudo de haberle dado hongos envenenados con arsénico al tercero, el emperador Claudio, a fin de que Nerón pudiera sucederle, cuanto más pronto mejor. Pero no estemos tan seguros. Es posible que el metabolismo basal del emperador haya funcionado mal y que se hayan confundido estos síntomas con los del arsénico. O quizás el mismo Claudio anduvo metiendo las narices en la cocina durante uno de sus estados nebulosos.

Claudio fue un individuo que había sido hallado oculto detrás de una cortina después de la muerte de Calígula y que había sido hecho emperador por equivocación. (8) Calígula lo tiró una vez al río para deshacerse de él y alguien lo volvió a sacar. (9)

Desde aquel día se vio afectado de tics nerviosos. (10) Mucha gente ha considerado a Claudio un imbécil porque escribió una mediocre serie de bosquejos históricos y creía ser muy gracioso en las reuniones. Únicamente le atraía el pasado. Cuando sus amigos le preguntaban, como ocurría constantemente, por qué no escribía sobre sucesos corrientes, volvían a producírsele contracciones. Ninguno de sus cuatro matrimonios dio grandes frutos. Siempre se le veía leyendo algún libro. (11)

Statilia Messalina
Con todo, Claudio llevó a cabo una firme labor constructiva. Concluyó la Vía Claudia, un espléndido camino que llegaba hasta el valle del Danubio y fue aprovechado más adelante por los bárbaros para ir a conquistar a Italia. Asimismo inventó tres nuevas letras, una que representaba la consonante u, a diferencia de la vocal u, otra que representaba un sonido entre la i y la u, y otra para ps o bs. Tuvieron que ser abandonadas, ya que nadie las podía pronunciar. (12)

Agripina había constituido durante mucho tiempo un problema para Nerón; intervenía siempre en todo y discutía sobre quién debía y quién no debía ser asesinado. Como tenía una gran deuda con Agripina por haber liquidado a Claudio, Nerón deseaba matarla con toda la delicadeza posible. No quería hacerla sufrir y apeló a todos los medios para evitarlo. Le administró veneno de acción rápida en tres oportunidades, sin resultado; luego, arregló el cielo raso del dormitorio de modo que le cayera encima y la aplastara mientras dormía. Por supuesto, falló. Siempre ocurre lo mismo: o bien el cielo raso no se cae, o la víctima duerme esa noche en el sofá. A continuación Nerón intentó ahogarla, haciéndola viajar en un barco que debía abrirse en medio del mar, pero el navío se hundió demasiado lentamente y Agripina salió nadando como una anguila. Entonces, como podrán imaginarse, Nerón perdió la cabeza por completo y autorizó a su liberto Aniceto para que utilizase cualquier medio. Aniceto, que era un individuo rudo, pero sensato, se apoderó de un garrote y la mató a golpes. Puede que los hombres de las cavernas hayan estado en lo cierto.

No podemos asegurar a cuántos más mató Nerón, puesto que es probable que muchas de las anécdotas no pasen de simples habladurías. Ya ustedes saben como es la gente. Basta con matar a unas cuantas personas para crearse enseguida mala fama: lo culpan a uno por todos los cadáveres que aparecen en diez kilómetros a la redonda y por todos los rollos que se forman.

Agripina Minor
Tomemos por ejemplo el gran incendio que destruyó casi toda Roma en el año 64 d.n.e. Dicen que fue Nerón quien lo inició. Pero, fuera o no Nerón quien arrimara el primer fósforo, no es verdad que haya tocado el violín durante la conflagración, pues todavía no había sido inventado. Tocó la lira y cantó la “Caída de Troya”. ¿Qué tiene eso de malo? Es claro que no debió haber torturado después a tantos cristianos para probar que fueron ellos los culpables. Con unos pocos hubiese bastado, le criticaron. (13)

Lo cierto es que Nerón volvió a edificar la ciudad de acuerdo con los planos más modernos. La principal mejora fue su Casa Dorada, como la llamó, una residencia imperial de un kilómetro de extensión, equipada con un salón giratorio para banquetes, paredes de oro y piedras preciosas, dispositivos para vaporizar perfume en todas las direcciones, un dúplex para su mono favorito, y una estatua de su persona de cincuenta metros de altura. Al mudarse allí manifestó que por fin empezaría a vivir como un ser humano. No se me ha ocurrido ninguna respuesta adecuada a esta observación. Prueben ustedes.

Las veleidades de Nerón como cantante han dado lugar a muchos comentarios desfavorables que nada tienen que ver con el episodio del incendio. Cantaba y cantaba sin descanso, en privado y en público, acompañándose con la lira, ante cinco mil aplaudidores elegidos por su aguante y un regimiento de soldados con las espadas desenvainadas. Se adelantaba hasta el centro del escenario, acompañado por sus guardaespaldas y preguntaba al auditorio si alguna vez había oído un cantante mejor. Siempre contestaban que jamás. (14) Se han preguntado ustedes por qué cantaba Nerón, la respuesta es muy simple: la gente canta porque cree que puede. (15)

Séneca
Hizo su debut profesional en Nápoles cinco años después de la muerte de su madre. Por lo menos, de esto Agripina se salvó. El teatro fue sacudido por un terremoto durante la representación y se derrumbó al finalizar la última parte. Nerón pudo escapar, Frecuentemente caían rayos cerca del lugar de sus conciertos. Nunca daban en el blanco.

También viajó a Grecia, donde cantó durante un año y medio, después de lo cual volvió a Italia y siguió cantando. Cuarenta y un ciudadanos formaron una conspiración para matarlo, pero algo falló. Luego anunció un recital en el que tocaría el órgano, la flauta y las gaitas, y luego cantaría una tragedia puesta en solfa por él mismo. Las legiones se sublevaron en la Galia y el Senado lo declaró enemigo público. Mientras las tropas avanzaban sobre Roma, Nerón propuso dirigirse a su encuentro y conquistarlos con la ayuda de unas cuantas canciones. Ayudado por Epafrodito, su secretario privado, se degolló el 9 de junio del año 68 d.n.e., en el aniversario del asesinato de su primera esposa. En fin, ¡nadie es perfecto en este mundo!
  1. Tanto los enobarbos o Barbas de Bronce ostentaban barbas de color rojo, porque la barba negra de Lucio Domicio Enobarbo, fundador de la familia, había sido transformada en roja por Cástor y Polux, no recuerdo por qué motivo.
  2. Suetonio cuenta que cuando Tiberio, el tío de Agripina, se hallaba en el exilio y aguardando presagios agradables, “mientras se cambiaba de ropa le pareció que su túnica estaba envuelta en llamas”. Probablemente estaba envuelta en llamas.
  3. A propósito, ¿se puede saber quién era Germánico?
  4. Popea Sabina era hija de Popea Sabina, quien a su vez era hija de C. Popeo Sabino.
  5. Finalmente Claudio la mandó matar, pero no sin antes dejar que se divirtiera de lo lindo. Si no conocen los detalles de la tempestuosa carrera de Mesalina, peor para ustedes.
  6. Cuando Séneca fue deportado por un tiempo, bajo la Lex de adulteriis, no dijo absolutamente nada. No había nada que decir.
  7. Agripina tenía dos dientes caninos en el lado derecho de la boca. Siempre le servían para reírse un rato en determinado círculos.
  8. Su único amigo era un perrito lanudo y blanco.
  9. Fue el hermano de Germánico.
  10. Claudio había sido un niño desamparado. Su madre, Antonia, rehusó casarse nuevamente, después de la muerte de Druso, para dedicarse exclusivamente a un enorme pez lamprea domesticado, que quizá le hiciera recordar al finado.
  11. Druso, el hijo de Claudio y de Plautia Urgulanillo, murió asfixiado mientras tiraba peras al aire para atraparlas con la boca.
  12. Perrero sostiene que ciertas partes del cráneo de Claudio tenían un gran desarrollo. No especifica cuáles.
  13. Según la opinión general, ningún cristiano fue arrojado a los leones hasta el reinado de Marco Aurelio, cuyos pensamientos deberían ustedes leer. Vale la pena.
  14. La voz de Nerón era aguda y débil. Si hubiera tenido más volumen, hubiese sido peor.
  15. A la edad de doce años Nerón había demostrado un vivo interés por las artes, en especial la música, la pintura, la escultura y la poesía. ¿Por qué no intervendría nadie en aquel momento?

0 Comentarios: